Cancelación de las deudas. ¿Puedo cancelar mi deuda con la Agencia Tributaria si me acojo a la Ley de Segunda Oportunidad?

cancelación deudas

La Ley de Segunda Oportunidad nació con el objetivo de ayudar a particulares y autónomos cuando se encuentran en situación de insolvencia. El procedimiento, tras intentar llegar a un acuerdo con los acreedores, puede finalizar en la cancelación de todas las deudas. Pero ¿sirve el Beneficio de Exoneración de Pasivo Insatisfecho (BEPI) para cancelar las deudas con Hacienda?

Una de las cuestiones más espinosas cuando un particular o un autónomo entra en concurso de acreedores es la deuda pendiente con la Agencia Tributaria porque esta cuestión tiene matices.

El nuevo Texto Refundido de la Ley Concursal, que entró en vigor en septiembre de 2020, incluye dos artículos (655 y 658) que tratan esta cuestión. Ambos tratan del “deber de solicitar aplazamiento o fraccionamiento de la obligación de pago de los créditos públicos”.

Esta sección indica que los deudores están obligados a solicitar el aplazamiento o fraccionamiento de su deuda con Hacienda, aunque no se convoque a los acreedores públicos y estos no estén vinculados por el acuerdo adoptado.

Estas líneas desoyen las recomendaciones de las directivas comunitarias y no tienen en cuenta la jurisprudencia de otras sentencias. Por tanto, habría que cancelar estas deudas, para lo cual tenemos dos posibilidades.

Cancelación definitiva de deudas

Cuando un particular o autónomo se acoge a la Ley de Segunda Oportunidad, debe intentar en primer lugar llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos.

Si no ha intentado este acuerdo, puede obtenerlo cuando abone, como mínimo, el 25% de los créditos concursales ordinarios, además de los anteriores créditos.

Cancelación provisional de deudas

Puede darse la situación de que el deudor no cumpla los requisitos para la cancelación definitiva. En ese caso, la alternativa es diseñar un plan de pagos. En este plan se incluye el beneficio de exoneración de créditos ordinarios y subordinados, de derecho público y por alimentos.

Por tanto, el plan de pagos abarca también la deuda que exista con la Agencia Tributaria. El deudor queda obligada a satisfacerla en el plazo de cinco años. Dependiendo del nivel de solvencia, las deudas con Hacienda se pueden satisfacer de tres formas diferentes:

  • Si el deudor tiene solvencia, simplemente debe obtener la carta de pago en la Agencia Tributaria y pagar en una entidad bancaria.
  • Otra opción es solicitar un aplazamiento o fraccionamiento de la deuda. Si no se cumplen los plazos, Hacienda puede anular el aplazamiento y subastar los bienes embargados.
  • Si el deudor es insolvente, la Ley de Segunda Oportunidad puede ser la mejor vía para estudiar la forma de reducir o cancelar todas las deudas.

Las deudas con la Agencia Tributaria incluyen los tributos, las multas por impago y los intereses por demora. La única forma de solucionar las deudas con Hacienda consiste abonarlas (de una vez o fraccionando) o acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad, si eres insolvente y tienes otras deudas pendientes.

¿Tienes deudas que no puedes afrontar? No esperes a que sea demasiado tarde. Cuéntanos tu caso y estudiaremos las opciones para reducir o cancelar tus deudas para siempre con la Ley de Segunda Oportunidad.