Autónomos con deudas: ¿de cuánto y cómo pueden ser los embargos?

Las deudas de los autónomos pueden generar embargos

Una notificación de embargo es la pesadilla de cualquiera, pero mucho más si se trata de un autónomo. Los trabajadores por cuenta propia responden a las deudas con su patrimonio presente y futuro, por lo que, llegado el caso, se les pueden embargar sus bienes y su salario.

Esta es una de las principales desventajas de ser autónomo frente a una sociedad. No obstante, las cantidades que se pueden embargar tienen unos límites.

Tipos de deudas que pueden generar un embargo

Existen dos tipos de deudas cuyo impago puede desembocar en un embargo: las de la Administración Pública y las de entidades privadas o personas físicas. Las primeras se realizan por procedimiento administrativo y las segundas, por procedimiento judicial.

Embrago por procedimiento administrativo

Los embargos por procedimiento administrativo son los iniciados por la Administración Pública.

Cuando un autónomo deja de pagar sus cuotas a la Seguridad Social o sus impuestos, Hacienda o el organismo que corresponda le reclamará el pago de la deuda más los recargos e intereses que se hayan generado en ese tiempo.

Si no salda su deuda, se le envía una notificación informándole del procedimiento de cobro forzoso, es decir, el embargo.

Embargo por procedimiento judicial

El procedimiento judicial es el que puede iniciar cualquier entidad privada o persona física para reclamar una deuda.

La reclamación por vía judicial suele tardar más, puesto que ha de presentarse en el juzgado y esperar a que un juez dicte sentencia.

Cuando no es posible hacer frente a los pagos, lo ideal es actuar antes de que se inicie el procedimiento judicial. Gracias a la Ley de Segunda Oportunidad es posible renegociar la deuda y, en muchos casos, lograr la exoneración o cancelación de la misma.

¿Qué cantidades se pueden embargar a un autónomo?

Cuando el procedimiento administrativo está en curso, el autónomo responde con todo su patrimonio. No obstante, la cantidad que se puede embargar tiene un límite, independientemente del importe de la deuda. Otro aspecto importante es que las pertenencias se embargan siguiendo un orden determinado:

  1. Cuentas, valores, títulos e instrumentos financieros
  2. Joyas y obras de arte
  3. Rentas en dinero
  4. Intereses
  5. Bienes muebles o semovientes (ganado)
  6. Bienes inmuebles
  7. Sueldos, pensiones e ingresos procedentes de la actividad profesional
  8. Créditos, derechos y valores a medio y largo plazo

El límite de embargo de ingresos procedentes de la actividad profesional se fija en función del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). A partir de esa cantidad, el porcentaje que se puede embargar oscila entre el 30% y el 75%.

En los autónomos es difícil determinar este porcentaje, dado que parte de sus ingresos cubren gastos y costes fijos de su actividad. Por tanto, siempre conviene acreditar estos gastos para descontarlos de los ingresos embargables.

Antes de llegar a este punto, en Limpia Tu Deuda te recomendamos que contactes con nosotros para negociar el aplazamiento o la cancelación total de tus deudas gracias a la Ley de Segunda Oportunidad.